lunes, agosto 06, 2012

MAIMARA 2011 - Viernes 12/8

Caminata hacia Posta de Hornillos


Desayunamos un poco más tarde, pedimos que nos calentaran agua para el mate y salimos. Fuimos caminando por toda la avenida Belgrano, hasta la salida a la ruta 9, recorriendo una parte de Maimará que no conocíamos. Desde ahí, seguimos por las vías muertas del tren y caminos alternativos que se nos presentaban, hasta llegar a la Posta de Hornillos… Algunas partes del camino no estaban fáciles y había que rodear los tramos sin vías o sin terreno bajo las vías. Incluso en un momento nos metimos en un campo, pero rápidamente nos dimos cuenta de que nos estábamos acercando a la montaña y alejando de la ruta, y volvimos a salir al camino que no habíamos visto. 
 
Habiendo recorrido casi 4km, llegamos al oratorio de la Posta de Hornillos, una construcción muy antigua y sencilla, toda de adobe. Visitamos el museo en la Posta reconstruida y sacamos toneladas de fotos. El museo está muy pero muy bueno, es súper completo, lleno de salas y objetos de todo tipo, una momia, armas, mucha información histórica y todo muy bien cuidado, hasta tenía los pisos originales. La sensación de retroceder en el tiempo es impresionante... Han logrado recrear las habitaciones y la vida diaria de una posta de manera excelente. 

Construida por Gregorio Álvarez Prado en el año 1772,  fue lugar de relevo obligado de la caballada, por disposición del visitador Alonso Carrió de la Vandera, en la ruta que unía el Alto Perú con el Virreinato del Río de la Plata.
Durante las guerras de la independencia, se transformó en fortín y cuartel del Comandante Manuel Alvarez Prado. En 1813, sirvió de descanso al General Belgrano que regresaba de la campaña al Alto Perú y, hasta 1817, se registraron diversos combates.

Fue habilitada como Museo Histórico el 3 de diciembre de 1979 gracias a las obras de restauración realizadas por la Fundación Bunge y Born. Contiene interesantes testimonios del pasado colonial, como el molino de piedra. Consta de 12 salas que exhiben elementos y piezas de una posta que fue también casa de familia y cuartel del Ejército del Norte. 
Fuente: http://www.arqueotur.org/yacimientos/museo-posta-de-hornillos.html  

A la salida tomamos un par de mates, a la sombra de un árbol, nos sacamos unas fotos más, rodeando el manantial de agua cristalina que se encuentra frente al oratorio, y partimos de regreso a Maimará. 

El camino de regreso se hizo eterno! Hacía muchísimo calor, el sol partía cabezas y el hambre nos estaba matando… Así que apenas entramos a Maimará, almorzamos en el primer lugar que vimos abierto: El Molle. Comimos unas espectaculares milanesas con huevo frito y puré, sopa y budín de pan de postre!

Con la panza llena, volvimos al hospedaje, pero tuvimos que esperar un ratito afuera en el patio, porque Neli había salido y nuestras llaves estaban en su oficina cerrada! Nos tiramos un ratito a descansar y después volvimos a salir, con unos mates hacia el río. El día estaba hermoso y disfrutamos un buen rato. Apenas bajó el sol, fuimos a la plaza. La Iglesia estaba abierta y al parecer, iban a hacer misa de niños… un puñado de chiquitos se divertían tocando la campana una y otra vez, muertos de risa. Regresamos a nuestra habitación y nos dimos una refrescante ducha, miramos algo de TV y salimos a cenar. Esta vez, comimos en una sandwichería de la calle principal, dos sándwiches de lomito completos y un sándwich de patynesa también completo, con una coca (todo $46). Volvimos a lo de Neli después de una vuelta, nos pedimos una cerveza y jugamos un rato a las cartas, antes de ir a dormir…

2 comentarios:

María Victoria dijo...

Es increible el contraste entre los paisajes de las ftoos de mostras... que se ven increibels, transmitiendo mucha pazz... en comparacion con el paisaje del caos urbano cuadno miro por la ventana del depto que alquilo en Buenos Aires..... espero pronto poder ir a algun liguar así, lo necesito!

Monna dijo...

Gracias Maria Victoria! Sí, yo también vivo en Buenos Aires y entiendo perfectamente lo que decis... Por eso nos gusta tanto este tipo de lugares! De tanto en tanto, el alma necesita una escapada del caos a la paz! :) Un beso!